Més que vergonyós


A Roma es van viure escenes de guerrilla. Petards, pedres, batalles campals i, fins i tot, un autobús en servei (i ple de passatgers) que va ser frenat i gairebé bolcat... Així va ser la tarda viscuda als voltants de l’Olímpic. Dia negre que va acabar amb uns quants ferits de consideració.

Avui, 12-nov-07

Vergonyós per part de la policia i, és clar, per part dels tifosi. Vergonyós per a la societat italiana. Vergonyós aquest "error tràgic", dos trets a l'aire per a "dissuadir", que van acabar amb la vida d'una persona.

Més que vergonya, fa pena.

El futbol no era només un joc? En què ho hem convertit?


********

En Roma se vivieron escenas de guerrilla. Petardos, piedras, batallas campales y hasta un autobús en servicio (lleno de pasajeros) que detuvieron y casi hicieron volcar... Así fue la tarde que se vivió en los alrededores del Olímpic. Día negro que acabó con unos cuantos heridos de consideración.


Avui, 12-nov-07

Vergonzoso por parte de la policía y, claro está, por parte de los tifosi. Vergonzoso para la sociedad italiana. Vergonzoso es este "trágico error", dos disparos al aire para "disuadir", que acabaron con la vida de una persona.

Más que vergüenza, da pena.

¿El fútbol no era sólo un juego? ¿En qué lo hemos convertido?

3 coses a dir:

Tommy Eire ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Anònim ha dit...

Un espectáculo bochornoso, sin duda. Una vez más, los tifosi se empeñan en demostrarnos que el fútbol ha perdido esa maravillosa esencia deportiva que lo caracteriza. Ayer por la mañana me levanté a desayunar y casi se me atraganta el café cuando lei la noticia en la Repubblica. Los hinchas han pasado a ser terroristas. Me parece genial que Veltroni, el fiscal jefe de la Procura de Roma, haya calificado estos actos como lo que son, terroristas.

Aún así, muchas opiniones o futuras sentencias no le devolverán la vida a ese muchacho que iba a animar a su equipo y que resultó muerto. Una vez más, un inocente que poco tenía que ver con los disturbios. De "tragico errore" lo califican.

En fin, deseo fervientemente que las medidas de la ministra Melandri sirvan para disuadir un poco a esta gentuza y a los políticos que, supuestamente, puedan estar respaldando a estos hijos de la violencia. Salvajes, violentos, terroristas, los primos italianos de nuestros ultras siguen sin aprender a pesar de lo que ocurrió hace unos meses en Catania.

Un petó, Esther. M'agrada moltissim llegir el teu blog i avui amb un tema d'Italia havia d'opinar.

Antonio

Esther ha dit...

"tragico errore"... ésta es una de esas ocasiones en que las palabras no tienen sentido...